domingo, 27 de abril de 2014

Arqueología Bíblica


Definición e importancia de la arqueología

Los últimos ciento cincuenta años han sido testigos del nacimiento, crecimiento, y el desarrollo fenomenal de la arqueología bíblica como ciencia. Esta nueva ciencia ha realizado muchas maravillas al proporcionar el material de fondo que ilustra, ilumina, y en muchos casos, auténtica el mensaje y significado de las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento.

La arqueología bíblica puede definirse como un estudio que se basa en la excavación, el descifrado y la evaluación crítica de los registros del pasado cuando ellos se relacionan con la Biblia. Aunque el campo general de la arqueología es fascinante, mucho más lo es el estudio de la arqueología bíblica, dado que trata con las Sagradas Escrituras. Esta es la razón para el creciente entusiasmo por la arqueología bíblica. La atracción radica en la importancia suprema del mensaje y significado de la Biblia. Las Escrituras, en virtud de su carácter como la revelación inspirada de Dios al  hombre, mantienen un lugar superior en el interés y efecto de la humanidad. La arqueología bíblica, al ilustrar la Biblia a la luz de su trasfondo histórico y de la vida contemporánea, produce una medida de interés que radica en la Biblia misma. En consecuencia, esta ciencia tiene el ministerio digno de extender los horizontes bíblicos en el plano humano. Ningún campo de investigación ha ofrecido un desafío y promesa mayor que el de la arqueología bíblica.

Hasta el principio del siglo diecinueve se sabía muy poco de los tiempos bíblicos y su trasfondo, excepto lo que aparecía en las páginas del Antiguo Testamento o lo que casualmente se conservó en los escritos de la antigüedad clásica. Lo que se sabía de la era del Nuevo Testamento era considerable, pero muy poco se sabía del período del Antiguo Testamento. La razón para esto es que los historiadores latinos y griegos registraron muy poca información antes del siglo quinto a.C. Como resultado, el período del Antiguo Testamento era muy poco conocido extra bíblicamente, y lo que se sabía quedaba confinado a lo que la Biblia daba. Esto, desde el punto de vista de la historia secular contemporánea, era escaso. El resultado era que antes del principio de la ciencia de la arqueología moderna no había prácticamente nada disponible para autenticar la historia y la literatura del Antiguo Testamento. En consecuencia, uno puede imaginar el interés que despertaron entre los estudiosos de la Biblia los iluminadores descubrimientos en las tierras bíblica, sobre todo desde aproximadamente el 1800 hasta el presente. Ciertamente, se puede decir que la arqueología moderna tuvo su comienzo en 1798, cuando las expediciones egipcias de Napoleón abrieron al estudio científico las ricas antigüedades del Valle del Nilo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario